Método Montessori: Qué es, cómo funciona y cómo aplicarlo en casa

Quizás no sepas qué es el Método Montessori, cómo funciona y qué es necesario para aplicarlo en casa. No te preocupes, porque mucha gente está en esa misma situación y desde Parentalia https://parentalia.info/ nos hemos propuesto explicar todo lo que conlleva este modelo educativo. Eso sí, partimos de la base de que la educación de los niños no es una tarea sencilla, ya que requiere, principalmente, de mucha paciencia e inteligencia por parte de los docentes y padres.

Contenido

¿Qué es el método Montessori?

El Método Montessori nace entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Se trata de un modelo educativo diseñado por María Montessori, médica y educadora, que pone énfasis en una enseñanza basada en el autoaprendizaje con supervisión y observación clínica por parte del docente, en lugar de la imposición de una pauta de aprendizaje como en el modelo tradicional.

como funciona metodo montessori

Así, las premisas básicas del modelo educativo de Montessori se basan en la completa libertad de los niños, dónde ellos mismos marcan el ritmo de aprendizaje y desarrollo bajo un ambiente agradable, ordenado, minimalista y con mucha comprensión y cariño que permita estimularlos de mayor forma.

¿Cómo funciona?

El aspecto principal de este método es la observación. Es primordial mostrar una observación activa con la que ofrecer ayuda en los momentos que sea necesario. Hay que ser conscientes que los niños poseen en su interior todo lo necesario para su desarrollo, lo único que debes hacer cómo adulto es comprender qué necesita y ofrecerle las respuestas necesarias.

Asimismo, para que el Método Montessori sea 100% eficaz  es de vital importancia contar con lo que se conoce como Ambiente Preparado. Para conseguir este ambiente es necesario eliminar aquellos elementos que obstaculicen el desarrollo y crecimiento y construir un espacio que sea proporcional al niño y sus necesidades. De la misma forma, deben reinar la belleza, la armonía, el orden y la limpieza para conseguir un mayor ritmo de aprendizaje.

¿Qué lo diferencia de la educación convencional?

A diferencia de la enseñanza clásica, el Método Montessori prioriza el interés de los estudiantes mediante el descubrimiento y la repetición de ejercicios hasta perfeccionarlos mientras el profesor realiza un exhaustivo seguimiento. Este seguimiento debe servir principalmente para indicar en qué nivel de desarrollo se encuentra el niño.

Por ello, son varios los factores que diferencian el método educativo convencional y la pedagogía de Montessori:

  • Motivación. En el Método Montessori, se busca la automotivación diseñando ejercicios y ofreciendo actividades que hagan despertar la curiosidad del niño. De esta forma, son los propios niños quienes podrán ver sus propios éxitos.
  • Aulas. A diferencia de la educación tradicional, donde las aulas están formadas por niños de la misma edad. En el Método Montessori, las aulas están organizadas con niños en el mismo nivel de aprendizaje, aunque tengan algunos años de diferencia. La idea es que los alumnos puedan convivir con gente con un ritmo de aprendizaje diferente con el que pueda aprender de forma indirecta.
  • Enfoque. El Método Montessori tiene una visión más global sobre el aprendizaje, fomentando habilidades cómo el trabajo en equipo a través de la colaboración entre compañeros. Asimismo, a medida que se avanza en el aprendizaje se tratan temas cómo el cuidado personal y del entorno familiar, o la comprensión del mundo y la Sociedad.
  • Tiempo. En la enseñanza clásica, son los maestros y jefes de estudio quienes marcan los tiempos por curso, siendo normalmente de un año de duración cada curso con unas horas fijas semanales. Así, en la enseñanza Montessori no existen horarios fijos, sino que se respetan los tiempos dedicados a cada actividad hasta terminar cada ciclo, pudiendo existir diferencias entre los ciclos de cada estudiante.
  • Ambiente. María Montessori identificó que los niños deben adaptarse al entorno, surgiendo la necesidad de estudiar en ambientes físicos y psicológicos favorables. Este ambiente lo llamó Ambiente Preparado y no es más que un espacio donde se potencia el desarrollo cognitivo, conductual y emocional seleccionando cuidadosamente los elementos en función del nivel educativo.
  • Docente. En la educación convencional, existe el profesor o maestro, figura que cambia su denominación en el Método Montessori, pasándose a llamar guía. Este nombre tiene que ver con su papel, que consiste en facilitar y responder a las necesidades de los niños desplegando todo su potencial.

Principios educativos fundamentales del Método Montessori

Debido a su popularidad en los últimos tiempos, existen diferencias sustanciales en la forma de implementar este modelo educativo. No obstante, hay algunos principios fundamentales que están presentes en todos los estilos educativos que provienen del método de María Montessori.

Aprender descubriendo

Es la filosofía principal del método de Montessori, ya que se basa en descubrir y construir. Históricamente, se ha demostrado que por norma general, los humanos optimizan el aprendizaje si este se realiza a través de la práctica y el descubrimiento, en lugar de imposiciones directas. Eso no quita que a medida que los niños vayan creciendo, en ocasiones puntuales, necesiten de alguna masterclass especifica.

Habitación Zen cómo preparación del entorno

El Ambiente Preparado es el pilar de este método. Este entorno debe estar adaptado a las necesidades de los alumnos según su edad. Pero no sólo eso, sino que este entorno debe permitir la realización de actividades bajo un ambiente limpio, ordenado, visualmente atractivo y con elementos naturales cómo flores y plantas tanto en interior cómo exterior.

Materiales montessorianos

Otro de los principios educativos del método de la italiana María Montessori es el uso de materiales naturales, preferiblemente la madera, frente a otros más sintéticos y artificiales. De hecho, muchos de estos materiales fueron desarrollados por la creadora o sus colaboradores.

Niño autodidacta

En el ambiente preparado propio del método educativo de María Montessori existen ciertas limitaciones sobre el número de actividades que los niños pueden llevar a cabo. No obstante, estas limitaciones también existen en los métodos educacionales tradicionales. De hecho, en el Método Montessori la gran mayoría del tiempo se le permite al alumno poder elegir entre todo el material disponible en el aula. Esto es debido a que Montessori defendía la educación autodidacta, siendo el profesor una especie de moderador  que prepara la clase y supervisa la evolución del aprendizaje.

Aulas por edades

Es quizás uno de los aspectos más diferenciadores respecto a la enseñanza clásica. Montessori recomendaba que las aulas estuvieran formadas por un gran número de alumnos y niveles de aprendizaje diferentes. Así, las clases siempre se dividen por grupos con una diferencia de edad de 3 años aproximadamente.

Colaborar y jugar

Debido a que son los propios niños quienes deciden cómo educarse, es posible que muchas veces se vean estancados sin avanzar, por lo que colaborarán con sus compañeros buscando ese avance. En este sentido, es importantísimo que el profesorado pilote esta colaboración, potenciando la tutoría entre pares a través del juego, que es uno de los mejores desarrolladores socioculturales que existen. De la misma forma, esta cooperación hará que el niño interiorice el trabajo en equipo como motor de éxito y crecimiento, por lo que le servirá de gran ayuda en el futuro mundo laboral.

Clases sin interrupciones

Al tratarse de un método autodidacta, los niños hacen las tareas y practican aquello que mas les gusta, por lo que decrece exponencialmente su aburrimiento. De esta forma, los profesores se pueden permitir alargar las clases hasta las tres horas de forma ininterrumpida para favorecer el estado de concentración.

Profesor, guía y supervisor todo en uno

El profesor pasa de ser un mero docente impartiendo clases preestablecidas, a ser un supervisor que guía a los alumnos por su recorrido, intentando despejar su proceso de autoeducación. Para ello, sus principales funciones versan sobre la correcta implementación del Ambiente Preparado, la observación del correcto avance educativo de los alumnos, la introducción de nuevos materiales educativos, solventar dudas y aportar la información necesaria.

Cómo implementar el método Montessori en casa

Implementar el Método Montessori en casa no es difícil, pero requiere de una preparación previa para fijar los cimientos del aprendizaje del bebé, el principal protagonista. Lo primero que hay que hacer es empaparse de cómo funciona este método y en qué consiste el Método Montessori para niños. Hecho esto, tocará preparar el hogar para implementar esta metodología educativa con estos sencillos pasos.

Adaptar la casa

El siguiente paso es adaptar la casa para potenciar la adquisición de las habilidades que le permitan al niño conseguir la independencia. En este sentido, hay unos principios fundamentales que no se pueden pasar por alto:

  • Orden
  • Estética
  • Interés
  • Objetivo

Aparte de estas características, el adulto debe estar formado y se debe implementar el conocido Ambiente Preparado que permita al niño ser autónomo, participar en otras tareas cómo la cocina y la limpieza y responsabilizarse de sus propios actos y cosas, pero siempre teniendo en cuenta siempre sus necesidades.

Orden

Otro de los principales factores a tener en cuenta en la implementación del Método Montessori en casa es el orden, ya que los primeros años de vida de un niños son muy importantes en esta faceta. Así, se debe favorecer este orden indicando un lugar para cada cosa y exponer al niño al ritual de recogida de material diario. De esta forma, acabarán participando activamente en ordenar y recoger los materiales después de su uso. De la misma forma, es importante que todo el sistema de almacenaje esté al alcance de los niños, evitando siempre armarios y alturas dónde no puedan llegar.

Materiales

La correcta elección de los materiales es otro de los factores importantes a la hora de implementar este modelo educativo en casa. Existen varios tipos de materiales que debes tener en cuenta, en función de la actividad que se lleva a cabo. A continuación os indicamos los principales materiales a valorar.

Materiales sensoriales

Este tipo de materiales ayudan con el aislamiento de conceptos que se reciben mediante los sentidos, cómo pueden ser los colores que se perciben, la temperatura de cada elemento, el sabor de los alimentos, el tamaño o volumen de las piezas con que llevan cabo las actividades, el peso soportado al coger las herramientas o el sonido que desprenden algunos aparatos.

Una de las principales virtudes de estos materiales es que ayudan a potenciar la autoestima del niño, ya que promueven la autonomía y permiten comprobar el error por sí mismos, sin necesidad de que intervenga ningún adulto.

Algunos de estos materiales pueden ser:

  • Puzzles de mapas.
  • Figuras geométricas.
  • Sistema de botánica.
  • Cajas de colores.
  • Escalera roja.
  • Tablillas idénticas dónde únicamente cambia el color.
  • Figuras del mismo color pero diferente tamaño.
  • Herramientas rugosas.
  • Líquidos de sabores, principalmente introducidos en el mismo envase para centrarse sólo en el sabor.

Materiales de vida práctica

Se trata de herramientas de la vida cotidiana adaptadas a niños. Su objetivo es recrear aquellos trabajos que se realizan en casa, en el trabajo o en la comunidad, cómo pueden ser la limpieza, poner la mesa, recoger los platos, arreglar las flores, preparar la comida, … Los niños imitan a los tutores que tienen a su alrededor, por ello es importante mostrar una actitud ejemplar.

Es, quizás, el grupo de materiales más importantes de cara a la edad adulta del niño, ya que se adquieren habilidades cómo: gestión de la autoestima, autosuficiencia, concentración en diferentes ámbitos, potenciación del pensamiento lógico, resolución de problemas o cuidado del medio ambiente.

Materiales para actividades académicas

Una vez el niño haya adquirido una base sólida de conocimientos referentes a sus sentidos y los trabajos prácticos del día a día de la vida cotidiana, estará preparado para abordar otras áreas académicas mediante la lectura y la escritura. Entre estas áreas encontramos las matemáticas, la física o las ciencias naturales utilizando de la misma forma el autoaprendizaje con la supervisión del adulto, para lo que es de vital importancia que este muestre interés y curiosidad por los temas que está aprendiendo el niño.

Si prefieres profundizar en la implementación del Método Montessori, puedes echar un vistazo al libro «Montessorízate» en Amazon.

Deja un comentario